Comunicado – AIA

Comunicado 24 de mayo del 2021



Comunicado 08 de octubre del 2020


Comunicado 09 de junio del 2020


Comunicado 24 de Mayo del 2021


A los 12 meses de una malintencionada y tendenciosa campaña organizada por una ONG, cuestionando las prácticas de esquila de alpacas, con un claro objetivo de paralizar una ejemplar industria ganadera y textil de la cual dependen más de medio millón de personas, en su mayoría pequeños criadores, artesanos y trabajadores de empresas confeccionistas.

Consideramos que no es suficiente contarle al mundo como este grácil animal ha evolucionado en un delicado y sensible ecosistema, logrando de la mano del hombre andino, mantener un equilibrio bio-económico que permite la producción sostenible de una fibra noble que viste al mundo, alimenta una competitiva industria y da sustento a miles de familias.

Con relación al Estándar Responsable de la Alpaca (RAS) de Textile Exchange (TE):.

1. Antes de la denuncia de la ONG, la AIA y sus miembros tomamos contacto con TE para involucrarnos en el trabajo de elaboración del RAS.

2. Hemos formado parte del IWG (Grupo Internacional de Trabajo) del RAS de TE desde su conformación, participando de manera activa en todas las llamadas y mesas de trabajo que convocó dicha organización.

3. Hemos canalizado el aporte de criadores líderes y profesionales expertos peruanos, hacia el Equipo Técnico de TE del RAS.

4. En diciembre del 2020 la primera versión del RAS fue aprobada por los integrantes del IWG de TE. Posteriormente entre enero y febrero del 2021 dicho documento fue sometido a la opinión pública y se recibieron aportes y observaciones, canalizados a través del Hub de TE.

5. El 20 de abril del 2021 se ha publicado la versión 1.0 del RAS y el Manual de Usuario (https://textileexchange.org/standards/responsible-alpaca/)

6. A pedido expreso de TE, la AIA y su brazo técnico, ASCALPE (Asociación Civil Alpaca del Perú) hemos elaborado una Propuesta para la Implementación gradual del RAS en los próximos 05 años, que garantice la certificación y trazabilidad de al menos el 15% de la fibra de alpaca producida en Perú

7. Dicha propuesta fue presentada en la última reunión del IWG el 25 de marzo del 2021 y en base a ello se está elaborando el Perfil de Proyecto que permita acceder a fondos para su financiamiento.

Con relación a las Normas y Estándares Peruanos de Bienestar Animal:

1. En agosto del 2020 el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (MINCETUR) en estrecha coordinación con el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (MIDAGRI) y con la Asociación Internacional de la Alpaca, contrató a la Fundación Premio Arce de España, la misma que cuenta con el respaldo técnico y científico de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad Politécnica de Madrid; para encargarle la elaboración del Protocolo de Bienestar Animal en Esquila de Alpacas.

2. En diciembre del mismo año, luego de un trabajo de 04 meses que incluyeron el registro y validación de instrumentos en 56 procesos de esquila en la sierra de Perú y la capacitación de 15 esquiladores y profesionales, se culminó el Protocolo/Estándar de Bienestar Animal en Esquila de Alpacas, tomando como base la Norma Técnica de Buenas Prácticas de Esquila NTP 231.370.2019.

3. Este Estándar fue aplicado en abril 2021, en un Piloto realizado por el MIDAGRI en Cojata, Puno, con esquiladores capacitados y acreditados; logrando venderse los dos primeros lotes de fibra certificados con dicho estándar. Esto permitirá realizar los ajustes necesarios para su correcta implementación en la próxima campaña de esquila que empieza en octubre 2021.

Es importante señalar que la AIA ha participado como organizador y/o auspiciador de los más importantes eventos y plataformas de trabajo vinculados a la cadena de valor de la alpaca en los que se ha realizado exposiciones y paneles vinculados al Bienestar Animal, Buenas Prácticas Ganaderas y Crianza Sostenible; entre los más importantes:

1. Webinar Internacional “Innovaciones Tecnológicas y Empresariales en la Producción Alpaquera de Perú y Australia”, realizado el 07 de diciembre del 2020.

2. Foro Virtual “Retos y oportunidades para el desarrollo sostenible de la cadena productiva exportadora de fibra de alpaca - corresponsabilidad del Estado y el sector privado”, realizado el 11, 12 y 13 de mayo del 2021.

3. Foro de Comercio Justo y Sostenibilidad – Vestimenta, realizado el 20 y 21 de mayo del 2021.

4. Diversas exposiciones y charlas vinculadas a Bienestar Animal y Buenas Prácticas Ganaderas en la Crianza de Alpacas, requeridas por la Mesa Nacional de la Alpaca, Programa Nacional de Innovación Agraria, Dirección de Ganadería del MIDAGRI, Sierra y Selva Exportadora, entre otras. Reafirmamos nuestro rechazo ante cualquier forma de maltrato animal y estamos seguros de que el trabajo que venimos realizando de manera articulada con criadores, academia, empresas y gobierno, nos permitirán evidenciar el manejo responsable y sostenible de la alpaca y de los ecosistemas altoandinos.

Arequipa, 24 de Mayo de 2021
CONSEJO DIRECTIVO - ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE LA ALPACA

Comunicado 08 de octubre del 2020



ALPACA ES VIDA…, DEFENDÁMOSLA 

Recientemente y como parte de una onerosa y malintencionada campaña por parte de una ONG, se ha generado un fuerte cuestionamiento público sobre las prácticas de esquila de alpacas, con el claro objetivo de promover el no consumo de productos de alpaca a nivel global. 

El resultado es que toda nuestra industria queda cuestionada y nos corresponde decir algo al respecto. 

La denuncia de la ONG. 

Una empresa perteneciente a nuestra asociación, ha recibido un severo cuestionamiento por parte de la ONG denominada organización internacional People for the Ethical Treatment of Animals - PETA. 

Mediante una amplia difusión de impactantes imágenes de esquila de alpacas que revelan maltrato animal, dicha ONG denuncia al mundo que detrás de cada prenda de alpaca hay una inaceptable tortura y que el consumidor debiera considerar no comprar una nunca más. 

Nuestra tarea es contribuir a una mejor comprensión del contexto de esa imputación, que afecta no solo a una empresa o a un gremio, sino a la propia sostenibilidad de la alpaca, como especie, y la subsistencia de innumerables comunidades andinas. Creemos que así podremos actuar sobre realidades y no sobre percepciones. 

La alpaca. 

Es uno de los camélidos sudamericanos que habita en el altiplano andino, un desafiante ambiente por encima de los 4,000 metros de altitud, con pastos naturales, clima extremo y donde poblaciones rurales que subsisten en condiciones muy limitadas. Las alpacas, conjuntamente con las llamas (ambas especies domésticas), así como las vicuñas y guanacos (especies silvestres) evolucionaron habitando un ecosistema adverso con atributos de adaptación únicos, entre ellos su fibra. 

Las fibras de vicuña y alpaca son unas de las más preciadas en el mundo y han sido utilizadas por el hombre andino desde tiempos inmemoriales. 

La evolución. 

Estudios científicos (Wheeler 1984, Wing 1986) señalan que las alpacas y llamas habrían sido ya domesticadas entre 6,000 y 5,500 años atrás, formando parte central del desarrollo de las ricas culturas prehispánicas. 

Su evolución de miles de años, así como el buen manejo de los rebaños por el poblador ancestral andino, hicieron de estas especies proveedoras de un abundante pelaje fino y largo, fuente principal de fibra para el desarrollo de una sofisticada textilería que incluso hoy es admirada. 

Esta evolución milenaria hizo que estas especies, al igual que las ovejas, no tengan una muda natural de pelo, requiriendo por tanto del proceso anual de esquila, que es el corte del pelo o vellón, sin dañar al animal. 

La esquila de las alpacas. 

La esquila de animales de pelo son procedimientos casi idénticos: se toma al animal del corral, se le sostiene, se le corta el vellón y se le devuelve al corral. A la oveja -que es muy dócil- el operario de esquila la sujeta entre las piernas. La esquila de la alpaca es prácticamente igual, con la única diferencia que, al ser un animal más grande, de patas más largas y un poco más tosca y menos dócil que la oveja, se le retiene no con las piernas sino con unas soguillas. Así el proceso es igualmente rápido (5 minutos una vez al año) y se evita herir al animal. 

Así se esquila en los países altoandinos y del mundo entero, así esquilan las comunidades ancestrales y actuales, así esquilamos quienes integramos nuestra asociación. Así son los manuales, los procedimientos y las recomendaciones de esquila de organismos internacionales especializados como la FAO, la Comunidad Europea y decenas más. 

La esquila además es necesaria y saludable. Una alpaca sobrecargada de su propio pelo hace de este un ambiente repleto de suciedad, parásitos y severas enfermedades, e incluso de peso que deforma su propio lomo, llegando incluso a la posibilidad de morir por sofocamiento. 

El mundo andino según la ONG 

Hoy se estima que existen 4,4 millones de alpacas que habitan principalmente en los andes del Perú, cuya crianza en pequeños hatos está a cargo de decenas de miles de familias, para quienes esta actividad es principal fuente de sus ingresos y subsistencia. La crianza de alpacas y llamas es además una herencia ancestral del poblador andino, que considera a estos animales como un regalo de la Pachamama (Madre Tierra) y son tratados como un miembro más de sus familias. 

El escenario promovido por dicha ONG donde el mercado rechace el consumo de productos de alpaca golpearía severamente la ya limitada economía de miles de familias de criadores, que se verían enfrentadas a una pobreza mayor y obligadas a ya no ver a sus rebaños como proveedora de valiosa fibra por casi 15 años, sino como fuente de carne y piel. 

El destino pues de estos animales que pastan hoy libres por campos altoandinos, sería el camal a edad temprana, cuando su carne y piel sea más apreciada. Resultaría tristemente anecdótico que esta ONG, que luchó contra el uso de pieles en la moda, resulte promotor principal de una nueva fuente de suave piel de alpaca para el mercado. 

El escenario si tiene éxito la campaña de esta ONG, sería pues, para el mercado internacional la destrucción de una industria y comercio generadora de cientos de miles de trabajos, y pobreza y muerte para las zonas rurales altoandinas. 

Responsabilidad compartida. 

Los que criamos, cuidamos y desarrollamos una industria basada en la alpaca tenemos una responsabilidad y sabemos que estamos sujetos a un riguroso escrutinio público, lo cual es bueno y así debe ser. Nuestros fundos y centros de operación tienen sus puertas abiertas a clientes, visitantes, autoridades y certificadores. Esa transparencia es la que asegura el bienestar del animal y la confiabilidad de los productos. 

Ir a la caza de la peor imagen posible, grabarla subrepticiamente con una cámara oculta, editarla hábilmente con secuencias, sonidos y textos que encuadran componentes de tortura, y que se difunden masivamente en redes sociales transparentan que las intenciones reales de esta ONG, no son el mejorar las técnicas de esquila, sino son expresamente paralizar completamente a una industria y una actividad de alto contenido étnico y cultural. 

De modo que el destino de la alpaca tambalea entre un uso sostenible de su fibra o un sustituto de reses y cerdos. 

Creemos que la ONG y los que la financian, comparten también una responsabilidad que no estamos seguros tienen clara. En todo caso, que no sea el miedo lo que nos evada de ella. 

Promovamos pues el consumo de productos de alpaca, defendamos la vida. 

Comunicado 09 de junio del 2020


La Asociación Internacional de la Alpaca tiene más de 65 asociados de los cinco continentes, orientados a generar valor compartido, sostenibilidad y crecimiento de una maravillosa y única especie: la alpaca.

En estos días se ha generado un cuestionamiento público sobre las prácticas de esquila de uno de nuestros miembros. El resultado es que toda nuestra industria queda igualmente cuestionada y nos corresponde decir algo al respecto.

En los Andes Peruanos se concentra el 85% de la población mundial de alpacas, en un ecosistema de climas extremos, en pasturas naturales sobre los 4.000 metros de altitud, donde más de 90 mil familias rurales de reducidos ingresos subsisten, desafiando dichas condiciones naturales y dando valor a su preciada fibra.

La esquila de animales de pelo es un procedimiento casi idéntico en todas las especies: se toma al animal del corral, se le sostiene, se le corta el pelo y se le devuelve al corral. La esquila de la alpaca es prácticamente igual que al de las ovejas, con la única diferencia que, al ser un animal más grande, de patas más largas y un poco más tosca y menos dócil que la oveja, se le retiene con unas soguillas. Así el proceso es corto y se evita herir al animal.

La esquila además es saludable. Una alpaca sobrecargada de su propio pelo hace de este un ambiente repleto de parásitos, de suciedad e incluso de peso que llega a presionar y deformar su propio lomo y sofocarlo. Aun cuando un poco menos que las ovejas, las alpacas son tranquilas y se dejan esquilar por lo general con cierta paciencia. Existen, como en todas las especies, individuos que reaccionan con mayor estrés a la operación de esquila que otros. Es por eso, que la AIA y todos sus integrantes trabajamos arduamente, de la mano con el gobierno del Perú, en impulsar normas técnicas de buen trato animal entre la mayor cantidad posible de productores.

Los que criamos, cuidamos y desarrollamos una industria basada en la alpaca, tenemos una responsabilidad y sabemos que estamos sujetos a un riguroso escrutinio público, lo cual es bueno y así debe ser. Nuestros fundos y centros de operación tienen sus puertas abiertas a clientes, visitantes, autoridades y certificadores. Esa transparencia es la que asegura el bienestar del animal y la confiabilidad de los productos.

Nuestra tarea es contribuir a una mejor comprensión del contexto de esa imputación, que afecta no solo a una empresa o a un gremio, sino a la propia sostenibilidad de la alpaca y la subsistencia de innumerables familias alpaqueras y artesanas.

Creemos firmemente que nuestra responsabilidad va más allá del trato de la alpaca en nuestras operaciones. Va sobre todo a proteger el destino saludable de la alpaca, para que no sea reemplazada por un manejo insostenible que la haga fuente de carne y no de fibra. Rechazamos cualquier forma de maltrato animal y confiamos en que el trabajo que venimos realizando con la participación de todos los integrantes de la cadena productiva y las entidades gubernamentales, aseguraremos un trato responsable universal de la alpaca que garantice su sostenibilidad en el tiempo.

Arequipa, 09 de junio de 2020
CONSEJO DIRECTIVO - ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE LA ALPACA